¿Qué es el Storytelling?

O cómo encender un fuego con productos de IKEA

Vayamos por partes.

La voz “storytelling” es un sustantivo que se traduce del inglés como “narración”. O, más precisamente, como “arte de la narración”.

El storytelling es lo que la humanidad viene haciendo desde el principio de los tiempos: explicarse historias, relatos, mitologías, razonamientos –más o menos reales, pero finalmente siempre verosímiles- de las cosas que suceden. Mediante el storytelling, la humanidad ha transmitido sus conocimientos de generación en generación, antes –y después- de que la escritura y la lectura se hubieran desarrollado.

A través de narraciones, el ser humano primitivo trataba de darle un sentido al fuego, como fenómeno, a la vez que perpetuaba la manera de producirlo. El storytelling, en este caso, ayudó definitivamente al desarrollo de las comunidades y a la supervivencia del Homo Sapiens en los largos inviernos.

Aquí el artista Helmut Smits haciendo fuego con productos de IKEA. No dice nada, pero se le entiende todo. Lo cierto es que el fuego siempre ha captado la atención de las personas, al igual que los buenos relatos. Una cosa y otra deben de andar ligadas por algún mecanismo neuronal.

“Storytelling” es una voz de nuevo cuño, incluso para la lengua inglesa. Por lo menos morfológicamente. En la tercera edición, en papel, del Diccionario Collins (1990) la palabra no aparece. En cambio, sí existe la palabra “Storyteller”, que viene traducida como “cuentista” (en el sentido del oficio del que explica cuentos) o como “embustero” (la persona que dice mentiras).

En 1993, los académicos y especialistas en Recursos Humanos Carol Hansen y William M. Kahnweiler publicaron el artículo “Storytelling: An instrument for understanding the dynamics of corporate relationships”(1). Fueron de los primeros, si no los primeros, en emplear la voz “Storytelling”. Y también de los primeros en hablar de la importancia de los relatos dentro de un contexto de organizaciones.

Dicen, y tienen razón, que:

Las historias son códigos tribales para establecer el orden en todas las sociedades. Son una forma de regulación de las relaciones familiares, como se puede observar tanto en la mitología griega como en los códigos no escritos de interacción entre empleados y supervisores de IBM.

Hasta esas fechas, el storytelling no había sido considerado como un método de análisis para casi nada. Estos autores cambiaron ese punto de vista. Estos autores hicieron historia.

Sea como sea, aunque la palabra sea más bien nueva, el concepto es tan viejo como el raciocinio del ser humano.

Los abuelos explican historias a los nietos. Y los nietos, con el tiempo, se convierten en abuelos.

Y los abuelos explican historias a los nietos.

Y así hasta hoy.

(1): Human Relations, Vol. 46, Núm 12 (Diciembre 1993): pp 1391 y siguientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.